Nadal y su renacimiento

rafa nadal

Rafa Nadal ha sido el hombre a seguir en esta temporada de tenis, con el permiso de Roger Federer. El de Mallorca ha conquistado, por cuarta vez en su carrera, el número uno de la ATP. Un gran éxito para un jugador al que solo faltó la guinda del Nitto ATP Finals, un torneo que se resiste al español.

Este año, unas inoportunas molestias de rodilla han obligado a Nadal a dejar la competición antes de tiempo. Otro año tendrá que ser ya que, como se indica en un amplio estudio de Interwetten, no ha logrado este trofeo pese a sus 75 títulos de ATP  —16 de ellos de Grand Slam, junto con oros olímpicos en individuales (Pekín 2008) y dobles (Rio de Janeiro 2016, entre otros)—. También se hace hincapié en las lesiones, bajo control en gran parte de la temporada, en un completo análisis en el que se pone de relieve el renacimiento del ‘Toro de Manacor’ en el circuito tenístico.

La temprana salida, por las circunstancias, del español del Nitto ATP Finals no ensombrecen un año para enmarcar. Rafael Nadal ha hecho una temporada excepcional y Federer ha estado a su altura. El español, a sus 31 años, y el suizo, con 36, han sido capaces de descabalgar a Djokovic y Murray. Se han repartido los cuatro ‘grandes’ de la temporada 2017. El Open de Australia y Wimbledon fueron para un soberbio Federer, mientras que Nadal no se quedó cortó y conquistó por décima vez el Open de Francia en París, así como por vez tercera el Open de Estados Unidos.

2017 se une a 2008, 2012, 2014 y 2016 en la historia menos amable para Nadal. En esas fechas, las lesiones le impidieron participar en la competición final del año. En 2009 y 2011 se quedó en el camino. Federer cerró su participación en el torneo en 2006 y 2007, en semifinales, así como en la final del 2010. Su otro ‘verdugo’ fue Djokovic, que ganó al de Manacor en la final del 2013 y en las semifinales del 2015.

La historia de este curso en la denominada Copa de Maestros empezó y acabó con David Goffin. El español perdió en su estreno en el torneo por una inoportuna tendinitis que no conviene agravar. Nadal ha demostrado este año, pese a todo, que tiene tenis en su cuerpo para unos años más. La mejor noticia para su interminable lista de seguidores.

 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *